TESOROS EN EL CIELO Y TESOROS EN LA TIERRA

TESOROS EN EL CIELO Y TESOROS EN LA TIERRA
Mt. 6. 19,20 NO OS HAGAIS TESOROS EN LA TIERRA, DONDE LA POLILLA Y EL ORIN CORROMPEN, Y DONDE LADRONES MINAN Y HURTAN; SINO HACEOS TESOROS EN EL CIELO, DONDE NI LA POLILLA NI EL ORIN CORROMPEN, Y DONDE LOS LADRONES NO MINAN NI HURTAN. No existe ningún hijo de Dios que este excluido de esta orden “no os hagais tesoros en la tierra”. El evangelio es tan sabio que muestra a sus hijos en donde tenemos que invertir nuestro dinero “haceos tesoros en el cielo”, y en este apartado vamos a ver quién está invirtiendo en la tierra; que serían cosas terrenales y en el cielo; que serían la justicia, paz y gozo, como vimos en el apartado del reino de Dios, porque lógicamente no se puede invertir en el cielo que vemos.
INVERSIONES EN LA TIERRA: Estas inversiones son todas las cosas materiales que existen encima de la tierra que vemos, oímos y tocamos; Ahora bien como hemos visto a lo largo de esta web, las iglesias reformadas han creado una novia similar que a la que Cristo viene a por ella, y los falsos líderes lo que hacen es invertir en esa novia parecida a la de Cristo, como: Grandes templos, supuestos ministerios que rodean a la iglesia como (cafetería, librería, libros, cd, videos, eventos, conciertos, colegios, universidades, show, etc…), sueldos extremos de la junta directiva pastoral, viajes de élite de los pastores a gastos pagados a las iglesias de sus secuaces, lujos dentro de la iglesia y lucrarse lo máximo posible en sus propios negocios con la credibilidad de la iglesia.
INVERSIONES EN EL CIELO: El reino de Dios lo cataloga la biblia aquí en la tierra como la justicia, paz y gozo y esto únicamente lo podemos encontrar en la vida del ser humano, y enfatizo ser humano porque la creación de Dios es esta “la humanidad” y después nació Israel y seguidamente la iglesia; Y aquí es donde debe de invertir la iglesia en el ser humano puesto que ahí es donde se encuentra el reino de Dios (justicia, paz y gozo), como menciona el versículo que iniciamos este tema, porque otro significado no tiene esta inversión. El ser humano está compuesto de cuerpo, alma y espíritu y a continuación veremos donde hay que invertir conforme este trio para tener tesoros en el cielo y cómo hacerlo:
INVERSION EN EL CUERPO: Necesidades como: (ropa, comida, techo, higiene, educación, etc…) enfermedades físicas y trabajo. Y para invertir en estas necesidades básicas humanas, la iglesia debe de invertir en: Colegios, hospitales y casas-hogares, debiendo de ser todo gratis o al precio debajo del costo de no ser posible gratis, y oficinas de ayudas para apoyos en búsquedas de trabajo.
INVERSION EN EL ALMA: Enfermedades almáticas como depresiones, sicológicas, adicciones, etc… Y la inversión sería en centros de rehabilitaciones diferentes según la enfermedad gratuítos o casi gratuítos.
INVERSION EN EL ESPÍRITU: Ministraciones del espíritu, y la inversión sería en centros y locales para ministrar el espíritu o la misma iglesia adaptarla para no tener gastos extras. Nota: esta inversión espiritual es la única que apenas no existen gastos, y en esta es en la única que estan llevando a cabo en su mayoría casi todas las iglesias pentecostales, mas las otras dos lo que hacen es montar una casita de ayuada y lavarse las manos.
Tristemente el 95% de todos los líderes de las iglesias invierten en la tierra, en la parecida novia de Cristo y el 5% de las iglesias están invirtiendo en la verdadera novia de Cristo. Indicando todo esto que las inversiones son totalmente diferentes y extremas; Los líderes de la iglesia contemporánea no invierte en las personas porque esto no crea fama, poder, imperios, ni vida placentera, ya que las personas necesitadas se comerían todo el dinero y nunca en la tierra lo verían de vuelta el dinero. Y otro detalle es que los líderes corruptos son tan supuestamente “espirituales” que el mismo Jesucristo y es por eso que ellos solo velan por el espíritu, y no por el cuerpo y alma como lo hizo Jesús de Nazaret.
Mt. 14.16 JESUS LES DIJO; DADLES VOSOTROS DE COMER. Y este tipo de actuación de sembrar solamente en el espíritu la hacen de esta manera debido a que la inversión es el 0%, puesto que para darse por el espíritu solo se necesita un predicador y la misma iglesia, y para cubrir las necesidades del cuero y alma se gasta el 100% del ingreso y no crea ni fama, ni poder, ni imperio y menos aún vidas pastorales placenteras debido a que el necesitado se come estos cuatro demonios.
Lc 2.49 ENTONCES EL LES DIJO: ¿PORQUE ME BUSCAIS? ¿NO SABIAIS QUE EN LOS NEGOCIOS DE MI PADRE ME ES NECESARIO ESTAR? Según todo lo que sabemos de Cristo y sus apóstoles es que el único negocio que Cristo invirtió fue en las personas y nunca invirtió en templos, negocios seculares, viajes de élites, grandes comidas en fondas, estadías en grandes posadas, hogares en zonas exclusivas para ellos, lindos habitáculos para sus reuniones, sino que su única inversión fue solamente en las personas y dando su 100% en ellos y hoy en día lo que hacen es que ordeñan con ropa, comida u alguna ofrenda extra a la congregación para regalar en algún sitio y se justifican delante del hombre, como si estuvieran haciendo la voluntad de Dios y lo único que están haciendo es lavándose las manos como Pilatos con este tema, puesto que su 95% de su economía la están invirtiendo en los negocios terrenales que rodean a la parecida novia de Cristo. Otras iglesias lo que hacen es montar un hogar de ancianos, niños, rehabilitación, etc… y con este hogar que no gastan en él, ni el 1% del dinero que le entra a la iglesia mensualmente, se justifican delante del hombre con esta paupérrima acción, ya que en Cristo es todo o nada.
CONCLUSION: Los líderes de las iglesias que están invirtiendo en las cosas terrenales como vimos anteriormente, están creando tesoros aquí en la tierra y seguramente durante unos años van a estar viviendo dulcemente con esos tesoros creados, pero te aseguro que su tesoro e imperio nunca entrara en el Sión, y yo personalmente también pongo en duda su entrada en el reino de Dios si su acumulación de riquezas fue grande.
Lc. 18.25 PORQUE ES MAS FACIL PASAR UN CAMELLO POR EL OJO DE UNA AGUJA, QUE ENTRAR UN RICO EN EL REINO DE DIOS. Y los que están invirtiendo en el reino de Dios (justicia, paz y gozo), son las personas que están creando tesoros en el cielo y esos tesoros son su propia corona llena de alhajas que Cristo le coronará y esta corona es la prueba de su propia entrada en el Sión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: