CRISTO EL REVOLUCIONARIO

CRISTO EL REVOLUCIONARIO

En el momento que un cristiano cese de sangrar cesará de ser una bendición, esto quiere decir que solo aquellos que por algún motivo se dejaron quemar son los únicos que pueden alumbrar.    Un revolucionario es una persona que cambia la sociedad, las estructuras de poder, la política o formas de vida en un lapso de tiempo y Cristo fue, es y será el revolucionario más grande que existe, existió y existirá sobre la faz de la tierra, ya que El cambió la: Economía, las personas, las mentes, los corazones, los tipos de vida, las familias, el mundo, la fe y como consecuencia final la salvación, aunque el precio que tuvo que pagar fue bastante alto “su propia vida”. Y hoy en día el que quiera imitar a Cristo tendrá que pagar el precio de ello, y lo chistoso de esto es que los grandes líderes eclesiásticos de hoy en día en vez de pagar lo que hacen es cobrar, y todo aquel que no esté dispuesto a pagar el precio de la muerte en todo; Economía, fama, poder, morir por los necesitados en cuerpo, alma y espíritu, ser vituperado por predicar la verdad del evangelio como es y vivir bajo los padecimientos, sufrimientos y gozo del mismísimo Cristo y sus doce, le tengo la mala noticia que su propio corazón aún no fue revolucionado.  La palabra que mas se puede acercar al significado de revolución es cambio y si en una mente y un corazón no ha habido una revolución “cambio”, dicha persona jamás podrá actuar como revolucionario, puesto que el cambio es de a dentro hacia fuera.

Jn. 3. 3,4,5 RESPONDIENDO JESUS Y LE DIJO: DE CIERTO, DE CIERTO TE DIGO, QUE EL QUE NO NACIERE DE NUEVO, NO PUEDE VER EL REINO DE DIOS. NICODEMO LE DIJO: ¿COMO PUEDE UN HOMBRE NACER SIENDO VIEJO? ¿PUEDE ACASO ENTRAR POR SEGUNDA VEZ EN EL VIENTRE DE SU MADRE, Y NACER? RESPONDIO JESUS: DE CIERTO, DE CIERTO TE DIGO, QUE EL QUE NO NACIERE DE AGUA Y DEL ESPIRITU, NO PUEDE ENTRAR EN EL REINO DE DIOS.Alguien que no haya nacido de nuevo no puede actuar nunca bajo el modelo de revolucionario, aunque este modelo se puede imitar, pues recuerden que ese es el trabajo de Satanás, y de hecho eso es lo que esta haciendo y lo hace a través de las iglesias cristianas xxxx, pero existe una característica que ni el mismísimo Satanás puede imitar aún y es la muerte de Cristo, y los predicadores de Satanás o los que el compro con dinero, fama y poder tampoco pueden imitar la muerte simbólica de los padecimientos de Cristo; Predican muy bonito y profundo, pero no pueden vivir lo que predican porque no tienen las agallas de pagar el precio de morir, predican del amor, misericordia y la piedad pero sus hechos lo niegan porque no tienen la gracia de Dios para morir, predican de ayudar a los menesterosos y necesitados, pero estos no tienen el valor de morir a sus cuentas bancarias para morir por los necesitados, y así podemos mencionar mil cosas de que estos predicadores de Satanás o personas que él compro, siempre su resultado final es desechar la muerte en cualquier aspecto de sus vidas y esto sucede porque desechan la cruz, y lo único que buscan son sus beneficios. Y las características de los verdaderos siervos de Dios que revolucionan a este mundo son: 

2 Cort. 6. 4-10 ANTES BIEN, NOS RECOMENDAMOS EN TODO COMO MINISTROS DE DIOS, EN MUCHA PACIENCIA, EN TRIBULACIONES, EN NECESIDADES, EN ANGUSTIAS; EN AZOTES, EN CARCELES, EN TUMULTOS, EN BONDAD, EN EL ESPIRITU SANTO, EN AMOR SINCERO, EN PALABRA DE VERDAD, EN PODER DE DIOS, CON ARMAS DE JUSTICIA A DIESTRA Y SINIESTRA;  POR HONRA Y POR DESHONRA, POR MALA FAMA Y POR BUENA FAMA; COMO ENGAÑADORES, PERO VERACES; COMO DESCONOCIDOS, PERO BIEN CONOCIDOS; COMO MORIBUNDOS, MAS HE AQUI VIVIMOS; COMO CASTIGADOS MAS NO MUERTOS;  COMO ENTRISTECIDOS, MAS SIEMPRE GOZOSOS; COMO POBRES, MAS ENRIQUECIENDO A MUCHOS; COMO NO TENIENDO NADA, MAS POSEYENDOLO TODO.    Todo aquel que quiera vivir como un revolucionario bajo el modelo de Cristo se deben de marcar cada característica que estos versículos muestran de lo contrario no es un ministro de Dios como dice el v.4. Hubo y hay muchos revolucionarios como: Ernesto “Che” Guevara,  Lenin, Emiliano Zapata, Mahatma Gandhi, Simón bolivar, George Washington, Nelson Mandela, etc…, y en su mayoría estos murieron por sus creencias que cambiaron muchas cosas alrededor de ellos pero cada uno de ellos tuvieron que pagar precios diferentes, y sinceramente los líderes de las iglesias contemporáneas (no todos) lo único que veo en ellos es que son aplaudidos, elogiados y financiados y no veo en ellos ese espíritu de Pablo o de Cristo, puesto que sus frutos indican su incansable búsqueda sobre otras cosas como;   Grandeza, poder, fama, muchos viajes a las iglesias de sus colegas a gastos pagados, vida de hoteles y restaurantes, aman ser el centro de todos los elogios y aplausos, carros millonarios, cuentas bancarias extremadamente desorbitada para hablar de hombres de Dios, casas lujosas en lugares exclusivos y amantes de la buena vida, y sinceramente aquí no hay un revolucionario, sino un parásito, y en su mayoría esto se ve reflejado en aquellos que manejan grandes iglesias.    El slogan de un revolucionario es una persona que se da por el pueblo, vive para el pueblo y muere por el pueblo y eso mismo hicieron Cristo, sus doce apóstoles y los reformadores del evangelio y el slogan de los grandes líderes de las grandes iglesias xxxx son; Las congregaciones se dan por ellos, son subvencionado a costa del pueblo y viven placenteramente a costa del pueblo.Hoy en día lo que hacen estos supuestos líderes de iglesias (no todos) es predicar de la biblia, y esto no es extender el reino de Dios o trasladar el evangelio de Cristo puesto que esta extensión conlleva a amar, conocer, extender, vivir, padecer, sufrir, gozar y morir por el evangelio al igual que tuvieron que hacer todos los revolucionarios de este planeta o todos los pioneros del evangelio, puesto que el evangelio de Cristo no son una serie de versículos entrelazados para dejar absorta a las congregaciones, sino es un estilo de vida que debe de impactar y contagiar por amor al que tengas a tu alrededor. En todos estos revolucionarios del mundo como los del evangelio había un común denominador y era un celo extremo de muerte por sus causas y este mismo celo extremo de muerte la extendía y causaba un contagio extremo y este contagio era debido a lo que estos revolucionarios hacían y no decían, y hoy en día los supuestos pastores solo dicen pero no hacen.    Y los falsos predicadores de la biblia si te das cuentas ellos dicen, pero nunca hacen, es decir que ellos nunca se ensucian las manos y todos los revolucionarios que hubo tanto mundanos como cristianos siempre estaban en la primera fila de batalla y era por si alguien tenían que morir que sean ellos los primeros, y a esto le llamo yo ser ejemplo, cómo debe de ser, puesto que el ser ejemplo en los hechos de una persona es el fundamento de lo que dicha persona dice y a la vez el principio de una revolución, tanto en el aspecto político, como en el aspecto espiritual.   

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: